¿Cómo podemos traer nuestra inteligencia a nuestras emociones?

En cada época de la vida nuestra inteligencia emocional puede mejorar. Lo interesante es que usted puede aprender a gestionar sus emociones.

La inteligencia emocional implica el desarrollo de habilidades para percibir, comprender, manejar y utilizar las emociones. Una persona emocionalmente inteligente puede comprender y entender las propias emociones, son capaces de regular sus emociones dependiendo de la situación que les toque vivir, además pueden tener en cuenta sus emociones a la hora de decidir. (Inteligencia intrapersonal)

Comprender las emociones de las otras personas, tener la habilidad de entenderla y poder accionar según el estado emocional del otro es lo que le llaman la inteligencia interpersonal.

Un aspecto importante es desarrollar las habilidades para poder decir lo que sentimos momento a momento y poder reconocer las emociones de otra persona hacia nosotros.   (Autoconciencia)

Si buscamos la Raíz de la palabra emoción viene del latín emotio, nombre que se deriva del verbo emovere, “moverse hacia algo”. Las emociones nos mueven a nuestras metas en la vida, tienen que ver con la motivación para lograrlas. Las personas que son emocionalmente inteligentes suelen estar motivadas orientadas a la acción, buscan la forma de hacer las cosas lo mejor posible, se establecen metas.

Cuando una persona desarrolla la habilidad de autogestionar sus emociones  puede manejar mejor los cambios que se puedan presentar en cualquier esfera de la vida.

Ser inteligentes acerca de las emociones es beneficioso para la salud.  Nuestra forma de pensar, sentir y creer, puede condicionar nuestros niveles de cortisol hormona que actúa como neurotransmisor en el cerebro. Ante una situación de dificultad, un peligro o en la consecución de una meta esta hormona ayuda afrontarlas.

Pero cuando la persona maneja un estrés crónico por mal manejo de las emociones o alguna situación, se generan los altos niveles de cortisol la persona puede presentar dolores de cabeza, tensión, muscular, problemas de memoria, ansiedad, depresión entre otros.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Autoestima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s